MEDIDAS EN EL CENTRO DE TRABAJO

Se recomienda adecuar la operativa de la empresa para facilitar las medidas de higiene, limpieza y desinfección, así como las relativas al distanciamiento físico en cada uno de los centros de trabajo. Es esencial que toda la plantilla conozca detalladamente las nuevas pautas de trabajo, los nuevos procedimientos sanitarios y cómo actuar en caso de algún contratiempo en este sentido. Asimismo, los responsables de la empresa deben valorar el trabajo de la plantilla, el esfuerzo que dedican a adecuarse a la nueva situación y mostrar interés por su salud.

Para facilitar esta tarea se propone adoptar las siguientes medidas:


PLAN DE CONTINUIDAD


Se recomienda la elaboración de un plan de continuidad que contemple posibles incidencias relacionadas con la COVID-19, tales como posibles rebrotes o casos de positivos entre el personal.

Dicho plan debe:

  • Identificar las amenazas que puedan afectar la operatividad de la empresa.

  • Analizar el impacto que puede causar la materialización de estas amenazas.

  • Crear procedimientos de actuación ante estas amenazas.

  • Generar respuestas ante las posibles emergencias.

  • Generar respuestas ante posibles procesos de escalada y desescalada.

 


TURNOS Y HORARIOS

  • Establecer los horarios y turnos del personal que minimice los riesgos de contagios.

  • Establecer horarios escalonados de entrada y salida.

  • En caso de control horario por huella, la recomendación es eliminar ese tipo de registro y sustituirlo por otro que no requiera contacto de ningún tipo.

 


TELETRABAJO

  • Fomentar el teletrabajo y las reuniones virtuales (incluso dentro de las mismas instalaciones).

  • Disponer de medios de pago virtuales para la clientela.

  • Crear canales de información on-line con la clientela.

DISTANCIAMIENTO

  • Garantizar la distancia recomendada entre los puestos de trabajo.

  • Asegurar los aforos máximos en toda la operativa de la empresa (oficinas, actividad, atención a la clientela, entre otros).